No todo producto natural es natural o saludable:

4 consejos para reconocer productos de cuidado personal realmente naturales y beneficiosos

La tendencia de consumo de productos naturales ha venido en ascenso a nivel mundial durante los últimos 15 años, ya que a este tipo de productos se les atribuyen mayores beneficios para la salud.

Esto ha hecho que varios fabricantes de productos de cuidado personal (jabones, shampoos, desodorantes, cremas, etc.) nombren o describan muchos de sus productos como “naturales”, pero ten mucho cuidado, porque el hecho de que un producto se identifique o publicite como natural no garantiza que realmente lo sea.

Y siendo aún más precisos, el hecho de que un producto sea natural (realmente natural y no solo porque lo dice en la etiqueta) no siempre garantiza que sea totalmente beneficioso para la salud.

Es por eso, que en este articulo te compartimos 4 consejos que te permitirán identificar un producto de cuidado personal (cuidado de la piel, el cabello y rostro) realmente natural y realmente beneficioso.

Pero antes de empezar con los consejos, vale la pena aclarar la definición de “producto natural”, el cual puede ser ambiguo.

En esencia, un producto natural hace referencia a aquellos productos que se pueden obtener de la naturaleza sin la interferencia del ser humano. En este caso, las frutas, los vegetales y los minerales pueden ser ejemplos básicos de productos naturales.

Por su parte, los productos sintéticos o procesados se obtienen a partir de la manipulación humana que transforma recursos y sustancias naturales. Por tanto, un jabón, un shampoo o una crema, en un sentido estricto, no puede llamarse “producto natural”, ya que no se obtuvo de manera natural del medioambiente y fue necesaria la transformación de ciertos ingredientes para fabricarlos.

De hecho, no existe un sello o registro que certifique que un producto sea natural, por tanto, lo que podemos buscar en un producto es, que tan naturales, sintéticos o procesados son los ingredientes con los que se fabricó dicho producto. Esto es importante ya que entre menos procesado sea el producto y sus ingredientes, mejor se conservarán las propiedades naturales que brindan mayores beneficios a tu salud.

Por tanto, lo que buscamos como “productos naturales”, serán productos que se fabriquen con la mayor cantidad de ingredientes naturales que conserven sus propiedades y nutrientes originales, y que tengan la menor cantidad de ingredientes ultraprocesados o super modificados.

Entendido esto, vamos a los 4 consejos para identificar “jabones y shampoos naturales” que sean realmente beneficiosos:

1 . Identifica ingredientes sintéticos que NO deben incluirse en un producto natural de cuidado personal.

Como lo mencionamos previamente, un “producto natural” hace el menor uso, o ningún uso, de ingredientes ultraprocesados o ultramodificados.

Por tanto, si revisas el listado de ingredientes de un producto que se hace llamar “natural” y encuentras alguna de estas sustancias, en realidad no es tan “natural”:

Parabenos: Son utilizados como conservantes en diversos productos de aseo, cuidado personal y alimentos, ayudando a prevenir la presencia de microbios, lo que es bueno. El problema es que son sustancias ultraprocesadas que están bajo investigación ya que al absorberse por la piel pueden afectar el equilibrio hormonal. Para evitar su uso puede identificarse con nombres como ethylparaben, butylparaben, ethylparaben, isopropylaparaben, isobutylparaben y propylparaben.

Ftalatos : Son utilizados como disolventes y fijadores en productos de cuidado personal, lo que ayuda a que el producto se adhiera mejor al cabello o la piel , nuevamente el problema es que esta sustancia es ultraprocesada y está bajo sospecha de generar daños al sistema endocrino, cáncer e infertilidad, tanto así que en la Unión Europea está prohibido su uso en cosméticos. Para evitar su uso puede identificarse con nombres como phthalate, DEP, DBP, DEHO and fragance, o “fragancia”.

Formaldehidos: Al igual que los parabenos son utilizados también como conservantes, particularmente en shampoos y jabones. Esta sustancia también es un ultraprocesado que se ha relacionado con graves reacciones alérgicas en la piel. Para evitar su uso puede identificarse con nombres como formaldehído, quaterium-15, dimetil-dimetil (DMDM) hidantoina, imidazolidinilurena.

Importante: Los anteriores son ingredientes que debes evitar no solo en productos naturales sino también en productos comunes de cuidado personal (no identificados como naturales).

2. Ingredientes que debe tener un producto natural de cuidado personal.

De acuerdo al tipo de producto de cuidado personal que necesites usar, hay determinados ingredientes que son fundamentales para garantizar que dicho producto pueda aportar los mayores beneficios de origen natural.

A continuación te presentamos ingredientes básicos que debes buscar en jabones, shampoos, cremas y desodorantes identificados como naturales:

Jabones: Para su fabricación se necesita la mezcla de ácidos grasos con una solución de agua y álcali (sosas), esto produce jabón y glicerina, el jabón se encarga de limpiar la piel, mientras la glicerina aporta hidratación a la piel. Los ácidos grasos pueden identificarse como “oil” o “aceite saponificado de”, como por ejemplo “coconut oil”, “olive oil” o “flower oil”, entre otros.

Jabón elaborado con aceite de coco

Shampoos: Los shampoos por su parte, se destacan por hacer uso de activos naturales (al menos en un 90%), que ayudan a controlar la aparición de sebo (grasa) en el cuero cabelludo, al tiempo que lo humectan y purifican, adicionalmente estos activos ayudan a nutrir y fortalecer el cabello.

Entre estos activos naturales se destacan, el Aceite de ricino (Sodium Ricinoleate) que aporta resistencia y brillo al cabello, el Aceite de oliva (Sodium Olivate) que nutre y repara, y el Aceite de coco (Sodium Cocoate) el cual humecta y protege el cabello.

Cremas y desodorantes: Hacen uso, al igual que los shampoos, de aceites esenciales como el aceite de coco y el aceite de oliva, y se complementan con mantecas de origen vegetal como la manteca de karité que hidrata y repara la piel, manteca de coco que nutre a profundidad, manteca de aguacate que suaviza la piel y la manteca de mango que ayuda a eliminar arrugas y líneas de expresión.

3. Ingredientes naturales que debes evitar.

Pero, ¿por qué deberías evitar ingredientes naturales, si estos tienen el potencial de ser más beneficiosos?

Esto sucede porque hay ingredientes que, a pesar de que provengan de la naturaleza y no sean super modificados, pueden causar alergias y enfermedades al estar en contacto con tu piel.

En productos de cuidado personal y cosmética se han encontrado ingredientes como el cadmio, el plomo, el mercurio, cobalto, cromo y níquel que, si bien son encontrados de manera natural en el ambiente, tiene comprobados efectos negativos en la salud de la piel, afectaciones al sistema endocrino e incluso con su uso prolongado pueden generan cáncer.

Puedes identificar estas sustancias con nombres como “cloruro de” o “acetato de”, por ejemplo “cloruro de mercurio” o “acetato de plomo”.

4. Proceso de fabricación:

Este es un factor crítico para garantizar que los productos naturales puedan mantener buena parte de sus propiedades originales, y que no se conviertan en productos super modificados y procesados que no aportan grandes beneficios a tu salud.

Jabones: La mejor forma fabricar un jabone que se considere “natural” es a través del proceso saponificación en frío, el cual permite conservar los nutrientes, propiedades y vitaminas de los aceites vegetales utilizados, ya que si estos aceites se someten a altas temperaturas pierde sus beneficios. Adicionalmente, este proceso permite que el jabón conserve la glicerina generada durante la saponificación, lo que aporta mayores propiedades de humectación y de hidratación al producto.

Los jabones de uso común y producción industrial son elaborados con saponificación en caliente, en este proceso la glicerina obtenida se separa del jabón para ser utilizada en la obtención de otros productos, lo que resta propiedades humectantes al jabón, adicionalmente las altas temperaturas a la que se somete los ingredientes hacen que los jabones pierdan propiedades y nutrientes.

Si en la etiqueta del producto no se especifica el proceso de fabricación, puedes consultar con tus proveedores de jabones naturales bajo qué proceso se fabricó, dando preferencia a jabones fabricados saponificados en frío.

Shampoos: A diferencia de los jabones, no deben haberse fabricado por medio de saponificación, ya que en ese proceso aporta un pH alcalino o básico a los productos de limpieza, que para el caso de los jabones es necesario para lograr un pH neutro o ligeramente básico que cuide de la piel del cuerpo y el rostro, pero en el caso de shampoos se requiere un pH ácido, ya que el pH del cabello y el cuero cabelludo es muy ácido, y si usas un shampoo muy básico o alcalino se puede afectar la apariencia y salud de tu cabello.

Por tanto, un buen shampoo natural en barra se obtiene por el proceso de prensado o derretimientos de los ingredientes, para posteriormente moldearse y dejarse enfriar, lo que le permite mantener las condiciones de ácidas requeridas.

De igual forma que el jabón puedes consultar con tu proveedor de shampoo sobre el proceso de fabricación del producto para evitar shampoos saponificados, o buscar que en la etiqueta que no se listen aceite saponificados.

Cremas (corporales o faciales) y desodorantes (en crema) : Se caracterizan por estar conformados por una fase oleosa o grasa (aceites, mantecas y conservantes de origen vegetal) y una fase acuosa o a base de agua (aceites esenciales, agua y glicerina), estas sustancias se mezclan a altas temperaturas y se les adiciona tensoactivos (reducen la tensión superficial de las sustancias) para que la fase grasa y la acuosa se mezclen.

En términos generales, el proceso de fabricación es similar entre las cremas naturales y las convencionales, lo que puede ser diferente son volúmenes de producción y la maquinaria utilizada, ya que las naturales suelen fabricarse en lotes más pequeños y de manera más artesanal, siempre cuidando la inocuidad, seguridad y calidad del producto.

Para resumir, la clave para encontrar un buen producto natural está en habituarse a conocer más sobre los ingredientes y procesos utilizados en la fabricación de los productos de cuidado personal que vas a consumir.

Esto también es importante, porque de esta manera puedes identificar qué tipo de ingredientes y activos serán más beneficiosos para tu salud y cuáles debes evitar, y así encontrar los jabones y cremas ideales para hidratar, desmanchar, desintoxicar, purificar o rejuvenecer tu piel, así como reconocer los shampoos y acondicionadores que te ayuden a nutrir, fortalecer y revitalizar tu cabello.

Como última recomendación, te invitamos a conocer la oferta de shampoos, jabones, desodorantes y cremas faciales disponibles en okomarket.com.co, donde encontrarás las marcas de productos naturales y artesanales más reconocidas en Colombia.

A continuación puedes dar clic en cada enlace para conocer la oferta de productos por cada categoría:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *